lunes, 27 de junio de 2011

I hate

 

I hate when I waste my time staring at the ceiling, losing what happens around me, I hate when I'm the last to know what happens to my side, I hate being the cause of my problems and not remedying them by being too busy looking at my feet. It is always the same, I have this inner monologue in which I debate with myself criticizing my absurd folly. I wished I woke up with the chip already changed and stoped eating my head because at the end I manage the same that simply staring at the white ceiling of my room.

sábado, 25 de junio de 2011

viernes, 24 de junio de 2011

Pues eso


- conoces esa sensacion de cansancio sano, de ganas de morirse, pero de risas, de resacas infumables, pero que te fumas cada día, sabes ese olor a peste que te sabe a miel, ¿entiendes lo que te digo?

- mm creo que si

- pues eso, que hoy se sale

lunes, 20 de junio de 2011

un poquito de nada




que apaguen las luces, no digo para siempre, tan solo un segundo, déjame cerrar los ojos e imaginarme a mi tirada en ninguna parte, rodeada de una apacible nada, haciendo nada, pensando en... ya está listo, enciendan motores, en pie de un salto que ahora no toca pararse, que ya habra tiempo de estancarse cuando uno muera

viernes, 17 de junio de 2011

Asi

Sabes esos momentos, en los que aludes tus responsabilidades tanto como te sea posible, cuando hasta ver crecer la hierba te resulta interesante y ameno, cuando oír ruido no molesta, sino que acompaña, cuando estar en las nubes supone un remanso de paz, pues así me encuentro yo ahora mismo, viendo la hierba crecer, oyendo el ruido y en las nubes, las responsabilidades pesan.

martes, 14 de junio de 2011

Querido tiempo,

Tienes esa brusca manía de no querer detenerte nunca, de no conceder tregua alguna, por eso duele tanto cuando pasas los segundos, por eso hiere sentir tus horas, por eso la soledad se percibe eterna, cada momento rasca la piel, mueve el viento, cierra el cielo. Escúchame aunque sea solo ahora, aunque sea solo por esta vez, te pido que pongas toda tu atención, me veo en la obligación de decirte que te culpo de mi culpa, te maldigo por quitarme sonrisas, te odio por correr sin pausa y con demasiada prisa, te insulto por esas ganas tuyas de llevarte el botón de retroceso y pulsar, cuando te viene en gana, el de avance rápido. Lo mejor de todo es que no me extraña nada que al mismo tiempo admire tu capacidad de hacer de un pésimo día la esperanza de un gran mañana, que ame la manera en que logras que desee crecer, en que me haces soñar con los pasitos que me esperan, con las piedras con las que me voy a tropezar, con las estrellas que haré brillar. Siento hacerte llorar y reír, discúlpame por lo bueno y por lo malo, por pasarte por alto y por prestarte demasiada atención, ojalá puedas perdonar mi impertinencia, mis ansias por ir un paso por delante de ti, mi incapacidad para poder comprender tus decisiones, pero por encima de todo ojalá puedas olvidar que hace ya algún tiempo dibujé una mancha que me impide ver más allá de tus agujas, de tu arena o de tu sol. Prometo serte fiel si tú lo eres, me asegurare de comportarme, de no arruinar lo que decidas regalarme, te doy mi palabra de que no entra marcharme en mis planes, siempre y cuando, tu tampoco lo hagas. Yo sin ti o tú sin mí, no, eso no me funciona.




lunes, 13 de junio de 2011

lo típico

Hay que ver lo redundantes que sonamos cuando decimos: si es que me falta el tiempo y el que tengo me sobra. Sonrío al pensar que todos somos igual de ingenuos, hipócritas y desorganizados, compañeros del tiempo os confirmo lo que ya sabeís; no, nuestros problemas con el reloj de sol no acabarán nunca y si, tratar de parar las agujas es una batalla perdida.
Buenas noches y buena suerte.